Con chaveta en mano

Oct 20, 2023 | ◉ Puntos de Vista

Por Ricardo Gálvez del Bosque

El día de hoy, nuestro Congreso autoritario podría estar concretando un golpe moral a nuestra democracia si es que agendan en el Pleno y aprueban la remoción de los miembros de la Junta Nacional de Justicia (JNJ). De más está explicar otra vez que no existen causas graves para este despropósito golpista ya que en ese sentido el informe técnico de la Comisión de Justicia que tiraron a la basura es bastante explícito. Queda claro que la intención es la de ir por un botín, a como dé lugar.

Es lamentable que nuestros chaveteros con curul ni siquiera se atrevan a pensar en curva. Se creen dueños de la verdad, señores y amos de la decisión. No les interesa darse cuenta del daño irreversible que ocasionarán. No les importa generar un precedente nefasto que les pueda caer en la cara como boomerang en un futuro no muy lejano. Se permiten lo que sea en aras de luchar contra ese enemigo fantasma y absurdo que persiguen: “los caviares”.

Una vez asestado el golpe, no duden que festejarán con más energía que Rosselli Amuruz en pleno velatorio de su compañero de Mesa Directiva. Brindarán. Se sentirán empoderados. Seguirán sin darse cuenta de que han abierto las puertas del infierno, que los demonios andarán sueltos. Y es que, a partir de este hecho, cualquier personalidad autoritaria que llegue al poder podrá hacer lo mismo y dejarnos a merced de su poder absoluto. Y no se sorprendan cuando el que venga sea de izquierda, señores.

“No va a pasar eso. Nosotros vamos a controlar todos los organismos electorales con esta jugada. ¡Caviar! ¡Caviar! ¡Caviar!”. Sí. Seguramente en el corto plazo coparán los organismos electorales. Ese es el plan, no nos queda dudas. Así, se creerán indestructibles, la soberbia los rodeará. Pero, ¿saben quiénes no acompañarán a esa soberbia y prepotencia? Los electores. No miden el repudio que generarán, no lo sienten desde el Olimpo en el que alucinan estar sentados. No entienden que una cosa es manipular un fraude de un par de puntos porcentuales, y otra muy distinta es frenar avalanchas electorales que resientan su autoritarismo descontrolado.

¡Vamos! ¡Entre Montesinos y Fujimori idearon y ejecutaron una estrategia mucho mejor coordinada y ejecutada! Y, a pesar de eso, ¡quedaron en evidencia y se les descubrió el fraude! ¿Qué les hace pensar a estos “brillantes” congresistas – como el iluminado intelectual Alejandro Muñante – que las cosas saldrán como en sus fantasías ridículas?

Tomemos una foto mental de este momento. Frenemos y reflexionemos. Guardémoslo en nuestra memoria. ¿Por qué? Porque cuando en algunos años estemos atrapados dentro de un sistema autoritario (probablemente de izquierda) buscaremos encontrar el origen de nuestros problemas.

Este es ese momento, y muchos no lo notamos por estar adormecidos, por haberlo dejado pasar. No se sorprendan cuando los responsables de este descalabro, siguiendo su comportamiento descarado, decidan en esos instantes hacerse a los luchadores, a los demócratas, a los adalides de la libertad. Pero gracias a ellos, no habrá a dónde recurrir, no existirán instituciones que nos defiendan, sus gritos serán solo una anécdota patética.

Bueno, pues, acá está este espacio para recordarles a esos hipócritas que serán los responsables de nuestra desgracia futura. Podrán hacerse a los mártires cuando las memorias de muchos fallen, pero no duden de que algunos estaremos presentes para enrostrarles el papel fúnebre que tuvieron frente a nuestra precaria democracia. No olvidaremos que serán los responsables de nuestra desgracia, no lo duden ni intenten sacudirse.

 

Imagen: Congreso, página institucional

Más para leer

No hay coronas

No hay coronas

Resulta imperativo ser responsable y exigir investigaciones transparentes para saber por fin la verdad, caiga quien caiga.

La Señora Lunes

La Señora Lunes

“¿A qué mente brillante se le puede ocurrir que sería una buena idea poner a la presidente tirando caramelos como si fuera una piñata?”

Un pequeño PASO para las cúpulas

Un pequeño PASO para las cúpulas

“¿Por qué creemos que lo aprobado por el Congreso es nocivo para la democracia? Lo explicaremos en términos simples”