Otro Presidente cuestionado

Ago 3, 2023 | ◉ Puntos de Vista

Por Ricardo Gálvez del Bosque

Apenas se supo de la candidatura del congresista Alejandro Soto (APP) para ser Presidente del Congreso saltaron las denuncias, de toda índole, que el parlamentario tenía en su haber. Que un Legislativo tan desprestigiado como el que tenemos lo haya terminado eligiendo no fue sorpresa para nadie. No se esperaba algo diferente porque, seamos francos, el burro con el tiempo no mejora a caballo.

Ya como titular del Congreso, el flamante nuevo Presidente le regaló a la prensa varias declaraciones lamentables. Entre ellas está su indiferencia y lavada de manos sobre los mocha-sueldos, y sus explicaciones sobre la contratación de la tía de su hijo. Seguramente no está acostumbrado a que lo cuestionen los periodistas. Hay que recordar que durante la campaña electoral hizo el ridículo entrevistándose a sí mismo (ver la imagen de este post).

Sin embargo, su declaración más pintoresca ha sido en la que anunció que se defenderá en la Comisión de Ética. Ajá. ¿El agua se defenderá en la coladera? ¡Ya, pues!

El tema de la contratación de su cuñada (que según él no es su cuñada y solo es la tía de su hijo de 11 meses) ha ocasionado que algunos congresistas comiencen a hablar sobre su eventual censura. Este hecho ha generado que algunos empiecen a sospechar que sus socios políticos lo eligieron con la intención de sacarlo rápidamente, dándole el trato que recibió Lady Camones.

Algunos conspiranoicos se han manifestado en redes creyendo descifrar el plan que, según ellos, tendría el fujimorismo. Creen que, al ser censurado Soto asumiría la Presidencia del Congreso el primer Vicepresidente, el fujimorista Hernando Guerra García. En su imaginación, luego vendría la vacancia de Dina Boluarte y por consiguiente Guerra García se convertiría en Presidente de la República.

Hay que aclarar que, bajo ninguna circunstancia un vicepresidente del Congreso puede asumir la Presidencia de la República ya que la caída (bajo censura o renuncia) de cualquier miembro de la Mesa Directiva no genera que un vicepresidente lo reemplace. Dicho vacío se llena con la elección de otro congresista que tiene que hacer el Pleno.

¿Cómo es eso? Tal cual ha sucedido antes. Cuando Martha Hildebrandt fue censurada, no asumió la primera vicepresidenta (Luz Salgado) sino que se eligió a su reemplazo: Valentín Paniagua. Lo mismo pasó con Camones hace menos de un año, así como con Elera y Calle. Por tanto, esa teoría está descartada.

Sin embargo, sí es posible que los congresistas lo hayan puesto en la Presidencia sabiendo sus yayas y esperando que se queme solito. Sería irónico que le hagan esa jugarreta sucia a APP, partido que acostumbra usar ese tipo de estrategias.

Ese parece ser el nivel de la política peruana. No se discuten ideas o programas. Se discuten puestos, cuotas, denuncias, prontuarios y negociaciones poco santas.

 

Imagen: Programa Ronda Política (CTC)

Más para leer

No hay coronas

No hay coronas

Resulta imperativo ser responsable y exigir investigaciones transparentes para saber por fin la verdad, caiga quien caiga.

La Señora Lunes

La Señora Lunes

“¿A qué mente brillante se le puede ocurrir que sería una buena idea poner a la presidente tirando caramelos como si fuera una piñata?”

Un pequeño PASO para las cúpulas

Un pequeño PASO para las cúpulas

“¿Por qué creemos que lo aprobado por el Congreso es nocivo para la democracia? Lo explicaremos en términos simples”