Bocina de avión

Jul 9, 2023 | ◉ Puntos de Vista

Por Ricardo Gálvez del Bosque

Esta semana, la Presidente de la Comisión de Ética del Congreso, Karol Paredes, le brindó una vergonzosa entrevista al periodista Jaime Chincha en su programa de Canal N. Además de demostrar sus ínfulas, sinvergüencería y falta de educación, la congresista terminó demostrando por qué la Comisión de Ética es tan inservible como la bocina de un avión.

El periodista le cuestionó a la parlamentaria su viaje a China, junto a otros parlamentarios, con pasajes y viáticos solventados por una empresa privada de comunicaciones con intereses comerciales y legales en el Perú. Como se sabe, el Código de Ética del Reglamento del Congreso prohíbe que instituciones privadas realicen donaciones o dádivas a congresistas (peor aún, que éstos las reciban).

Sin embargo, lejos de reconocer la falta o hacer un mea culpa, o por lo menos intentar aclarar el tema de alguna manera, Paredes se puso altanera y comenzó a increparle al periodista sobre lo que le debería preguntar en vez de cuestionarle tremenda falta ética. En sus cortas explicaciones sin sentido, quedó en claro que para la propia Presidente de la Comisión de Ética, el Reglamento del Congreso no tiene ninguna validez.

Con sus declaraciones, la señora Paredes ha demostrado una vez más que no tiene la idea de lo que significa “conflicto de interés”, y que tampoco le interesa saber al respecto. Demostrando su talante autoritario, hasta se permitió darle órdenes al periodista que la cuestionaba y se burló sobre las “muchas comidas” que se permitió en ese viaje todo pagado.

Para ella esas “no son” donaciones, “no son” faltas, “habría que verlo con el Oficial Mayor”, “habría que consultarlo con la Comisión de Constitución”, etc. Es decir, lo que dice en blanco y negro en el Reglamento es letra muerta, es de libre interpretación antojadiza del interesado.

Con esa lógica, queda en evidencia cómo se manejan los casos en dicha comisión que en la práctica no sirve de nada más que para blindajes descarados a los aliados de turno. O quizás, para amenazar a quienes no se alineen a determinados intereses (una práctica que es secreto a voces).

Un Congreso con un mínimo de decoro debería expectorar de dicha comisión a tan nefasta representante. ¡Cómo se les sube la cabeza hasta las nubes a ciertos personajes cuando alcanzan cierta cuota de poder! ¿No?

 

Imagen: Captura de pantalla Canal N. Programa Octavo Mandamiento.

Más para leer

No hay coronas

No hay coronas

Resulta imperativo ser responsable y exigir investigaciones transparentes para saber por fin la verdad, caiga quien caiga.

La Señora Lunes

La Señora Lunes

“¿A qué mente brillante se le puede ocurrir que sería una buena idea poner a la presidente tirando caramelos como si fuera una piñata?”

Un pequeño PASO para las cúpulas

Un pequeño PASO para las cúpulas

“¿Por qué creemos que lo aprobado por el Congreso es nocivo para la democracia? Lo explicaremos en términos simples”