House of Chicha

May 26, 2022 | ◉ Puntos de Vista

Por Ricardo Gálvez del Bosque

Frank Underwood es el personaje principal del remake norteamericano de la serie británica House of Cards. En la versión estadounidense, el diputado comienza aplicar un plan maquiavélico para hacerse del poder presidencial sin haber sido electo para ejercerlo. Poco a poco, la serie va mostrando cómo el político comienza a sembrar diversas conspiraciones que, finalmente (spoiler alert) lo terminan colocando en la oficina oval de la Casa Blanca.

Algunos ilusos de nuestro desolador elenco político creen que pueden llegar a jugar un ajedrez similar al que realizó el personaje de ficción de esa serie. Lastimosamente para ellos, no tienen el nivel de inteligencia de los guionistas de esa producción norteamericana, no piensan en el mediano y largo plazo, no saben evaluar escenarios, no tienen una estrategia clara, no saben realizar alianzas – ni siquiera dentro de sus propios partidos – y, muchas veces, ni siquiera entienden bien el camino constitucional que pueden recorrer. La única coincidencia que tienen con la serie es que no toman en cuenta la opinión de la ciudadanía y las repercusiones sociales que traería una toma de poder absurda. Pero ahí están, dando tumbos en el Congreso y en la oposición.

Han surgido voces que ven como primer paso de este House Of Chicha la posible inhabilitación de Dina Boluarte para ejercer la función pública. La vicepresidenta y ministra habría cometido una infracción constitucional al realizar acciones que están prohibidas por la Constitución cuando uno es Ministro. Si el Congreso lograra acusarla por dicha infracción, Pedro Castillo podría quedarse sin sucesión presidencial dentro del Ejecutivo.

El siguiente paso de estas mentes brillantes sería lograr suspender la presidencia de Castillo con acusaciones gaseosas de traición a la patria. ¿Cómo? Estirando la torpe declaración del inepto presidente, ante la CNN, sobre el acceso al mar para Bolivia. ¿Qué creen que lograrían? Eliminada la vicepresidenta, y suspendido (OJO: no destituido) Castillo, el Presidente del Congreso – bajo estas interpretaciones antojadizas – asumiría la Presidencia de la República sin la necesidad de convocar a Elecciones Generales. Todo muy bacán para el guion de una telenovela de pésima calidad.

Más allá de todos los huecos y tonterías que tendría un plan así, además del tiempo que tomaría tremenda coordinación milimétrica para ejecutarlo, no se han puesto a pensar que:

  1. ¡Hey! Existe una ciudadanía que buscará, ante ese escenario, que se vayan todos.
  2. Existe un camino real y constitucional para lograr la destitución de Pedro Castillo.

¿Cuál es ese camino? Reformar el artículo 117 para que el Presidente pueda ser acusado por delitos de corrupción durante su mandato. Con eso, establecen el juicio político para destituirlo. Con todas las denuncias e indicios que saltan diariamente la tarea no será muy difícil de ejecutar. Es más, dicha reforma constitucional solo requiere 66 votos en el Congreso. La aprobación vía referéndum tampoco sería complicada porque la pregunta que se le haría a la población sería algo como “¿está de acuerdo en que se le pueda acusar al Presidente durante su mandato por delitos asociados a la corrupción?”. ¿Quién en su sano juicio diría que no?

¿Entonces? ¿Por qué los congresistas no recorren ese camino? Si dicen estar tan indignados con este Gobierno, ¿por qué prefieren sus triquiñuelas fantasiosas en vez de dar pasos certeros? Simple: bajo el camino constitucional que proponemos, el desenlace de la destitución de Castillo podría desembocar en nuevas Elecciones Generales. Mientras que, con las conspiraciones de pacotilla, creen que pueden atornillarse en el Congreso.

No son Frank Underwood. Son Pinky y Cerebro.

 

Imagen: Logo Original de House Of Cards (Netflix), modificado por Punto Medio.

Más para leer

No hay coronas

No hay coronas

Resulta imperativo ser responsable y exigir investigaciones transparentes para saber por fin la verdad, caiga quien caiga.

La Señora Lunes

La Señora Lunes

“¿A qué mente brillante se le puede ocurrir que sería una buena idea poner a la presidente tirando caramelos como si fuera una piñata?”

Un pequeño PASO para las cúpulas

Un pequeño PASO para las cúpulas

“¿Por qué creemos que lo aprobado por el Congreso es nocivo para la democracia? Lo explicaremos en términos simples”