¿Estamos tan mal que apenas liberan a un asesino de policías lo primero que piensan muchos es “¡Uy! Ahora puede llegar a ser Presidente”?