“Por eso, lo más recomendable para un político es hacer ese ejercicio que nos enseñaron desde pequeños: pensar antes de hablar.”