Con un Poder Judicial al que se le escapan las tortugas y que dilata innecesariamente los procesos, hemos creado la figura de la “acción de desamparo”.