Déja vu

Sep 13, 2023 | ◉ Puntos de Vista

Por Ricardo Gálvez del Bosque

“Congresista Chirinos busca destituir a miembros de organismo constitucionalmente autónomo para satisfacer sus apetitos políticos”.

Este titular podría aplicarse a la actualidad. Sin embargo, hace unos días, José Alejandro Godoy nos hizo acordar que un hecho similar sucedió el 28 de mayo de 1997. En ese entonces, el protagonista era el padre de nuestra hoy congresista Patricia Chirinos, y la destitución que promovía desde el Congreso no era contra los miembros de la Junta Nacional de Justicia (JNJ, que en ese entonces era el CNM) sino contra tres miembros del Tribunal Constitucional (TC).

Aquellos magistrados, quienes finalmente fueron destituidos irregularmente por el Congreso fujimorista, habían osado negarse a legalizar una inconstitucional re-reelección del dictador de turno, Alberto Fujimori. Tenían, pues, que ser defenestrados para allanar el camino para que tengamos 15 años de fujimorismo en el poder. Así, haciendo abuso del poder constitucional que tenía el Congreso para tomar esa decisión, se buscaron excusas para que con la fuerza de los votos sean expectorados del TC.

En estas fechas, la sucia labor para liquidar a todos los miembros de la JNJ la lidera la hija de Chirinos Soto. Con excusas ridículas y sin sustento, en el Congreso se está cocinando una investigación sumarísima (¿estamos en tiempos de guerra?) para poder deshacerse de todos los miembros de dicho organismo, aduciendo inventadas faltas graves cometidas por ellos.

Como era de esperarse, ante la inminente arremetida del Congreso por copar todas las instituciones democráticas, han aparecido los típicos abogados del diablo que justifican el autoritarismo con tonterías. Un argumento de defensa, para avalar tremendo despropósito, es que ésta es una prerrogativa constitucional del Congreso.

¿Acaso alguien les ha negado esa facultad? No. ¿Creen que somos tontos? Si no supiéramos que por la fuerza de los votos pueden realizar este deplorable acto no estaríamos alertando sobre el inminente fin de la democracia. Pero ahí están, creyendo que esa explicación basta y sobra. No mencionan el evidente abuso de poder que estarían cometiendo, usando excusas absurdas para meterle las uñas a un organismo que nombra, sanciona y destituye a jueces y fiscales. Y que – ¡oh, sorpresa! – elige a los jefes de la ONPE y RENIEC.

Un Presidente de la República tiene el poder para indultar reos. Pero, ¿esa capacidad le permitiría que el día de mañana se despierte y decida liberar a toda la población carcelaria del país? No, ¿no? ¿Entonces?

En medio de esta amenaza inminente, resulta de una bajeza impresionante escuchar los argumentos de campaña llenos de mentiras descaradas para justificar dicha medida. Liderados por Chirinos, hoy el lema con el que promocionan la medida autoritaria es tildar de “lagarta” a la JNJ. “Es la JNJ de Vizcarra, él la impuso”, vociferan sus hordas de troles.

¿Ah, sí? ¿No fue el Congreso fujimorista el que tuvo que destituir al CNM debido a los audios de la vergüenza en los que se escuchaba cómo traficaban los puestos en el Sistema de Justicia? ¿No fue ese Congreso el que aprobó la reforma? ¿De qué hablan, entonces?

La defensa que hacemos desde este espacio no es ni será por personas particulares que puedan o no pertenecer a la JNJ. Es hacia la institución que hoy pretenden violentar desde el Congreso con excusas, leguleyadas y angurria de poder.

Lamentamos vaticinar que este descarado Congreso concretará su golpe mortal. Lo van a hacer, han perdido la vergüenza. Saben que la ciudadanía está adormecida, que el tema es complejo de explicar. Además, se sienten todopoderosos, restauradores de sabe Dios qué, reyezuelos del pacto bajo la mesa.

Y, ¿por qué decimos que este hecho hiere de muerte a nuestra democracia? Porque el Congreso se hará de todo el poder y garantizará subordinar a todo el sistema de justicia peruano. Y porque, además, sentarán un precedente para que el siguiente gobierno autoritario que se nos avecina (¿qué? ¿No lo ven venir?) pueda hacer exactamente lo mismo. Acuérdense de Chirinos cuando el autoritario que lo plantee en el futuro sea de una orilla ideológica contraria a la que la señora profesa.

Finalmente, que el Ejecutivo, desde la Cancillería, haga eco de las bravuconadas del Congreso no sorprende. Su protesta contra las Naciones Unidas (¡qué vergüenza, francamente!) por emitir un Comunicado de alerta ante tan temerario golpe, nos demuestra la patética subordinación de una Presidencia que lucha por mantenerse como inquilina precaria en Palacio de Gobierno.

¡Qué triste déja vu!

 

Imagen: Composición Punto Medio. Chirinos Soto: Archivo El Comercio. Patricia Chirinos: Congreso.

Autor

  • Ricardo Gálvez

    Es Administrador de la Universidad de Lima y Magíster en Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la PUCP. Ha trabajado en empresas del Sector Financiero, Seguros y Venta Directa en las áreas de Marketing, Planeamiento Comercial y Compras. Realizó su Tesis de Maestría investigando el comportamiento de los parlamentarios ante las reformas de financiamiento político. “Punto Medio” es el espacio donde vierte sus opiniones, comparte su análisis político y nos da a conocer sus puntos de vista y conocimientos sobre esta pasión que siempre lo acompañó desde joven.

    Ver todas las entradas

Más para leer

No hay coronas

No hay coronas

Resulta imperativo ser responsable y exigir investigaciones transparentes para saber por fin la verdad, caiga quien caiga.

La Señora Lunes

La Señora Lunes

“¿A qué mente brillante se le puede ocurrir que sería una buena idea poner a la presidente tirando caramelos como si fuera una piñata?”