Despierte

Abr 10, 2022 | ◉ Puntos de Vista

Por Ricardo Gálvez del Bosque

  • Creyeron que por tener origen humilde sería diferente y lucharía por los menos privilegiados. Se estrellan contra la realidad al verlo conducir el país con absoluta negligencia.
  • Lo imaginaron honesto y honrado, se le regalaron características que no necesariamente tenía debido a la imagen que proyectaba.
  • Querían un cambio y pensaron que usted tenía las respuestas.
  • Lo creyeron de izquierda, y no sabían que no tenía ideas de ninguna corriente de pensamiento.
  • Pensaron que no podría hacer mucho daño, y constataron que el cielo era el límite para usted.
  • Lo imaginaron inocente, incauto. Demostró al poco tiempo que lo suyo eran las poses, la victimización y la mentira.
  • Se tenía la ilusión de que su principal problema era la falta de preparación, sin embargo, lo que le faltaba era criterio.
  • Se pretendía lograr que se rodee de buenos consejeros, técnicos responsables, personas con experiencia. Sin embargo, usted decidió que lo mejor sería recurrir al cuoteo, al amiguismo, a la gente convenida e interesada, al negociante, al conspirador.
  • No lo eligieron por ser usted, ni por sus ideas o falta de ellas. Lo eligieron porque en la otra orilla se encontraba la peor política de los últimos tiempos. Sin embargo, los aplausos le inflaron el pecho y se la creyó: en su mente eras usted, usted y solo usted el elegido.
  • Pensó que era fácil. Que todo era posar para la foto. Que con un par de palabras las cosas se arreglaban. Bajo esa lógica irresponsable, prometió lo primero que se le ocurría, asintió frente a todos y cada uno de sus interlocutores, fue de aquí para allá sin saber qué quería hacer.
  • No sintió ningún reparo al postular para un cargo del que no tenía ni idea cómo ejercer. No pensó “¿estaré preparado?”. El ego pudo más que la responsabilidad hacia el país que dice amar, hacia el pueblo que decía pretender beneficiar.

La realidad se hace cada vez más cruda. Usted está envuelto en mil problemas, y aún cree que “seguir flotando” es una buena estrategia. Es hora de que se dé cuenta, esto no es justo para nadie.

Foto: Presidencia Perú.

Más para leer

No hay coronas

No hay coronas

Resulta imperativo ser responsable y exigir investigaciones transparentes para saber por fin la verdad, caiga quien caiga.

La Señora Lunes

La Señora Lunes

“¿A qué mente brillante se le puede ocurrir que sería una buena idea poner a la presidente tirando caramelos como si fuera una piñata?”

Un pequeño PASO para las cúpulas

Un pequeño PASO para las cúpulas

“¿Por qué creemos que lo aprobado por el Congreso es nocivo para la democracia? Lo explicaremos en términos simples”