Desbaratando excusas

Mar 30, 2022 | ◉ Puntos de Vista

Por Ricardo Gálvez

Censuras que no llegan, vacancias que se proponen sin sustentos ni votos, abstenciones en votaciones claves, propuestas que se retiran de la mesa, posiciones cambiantes con giros de 180 grados, apoyo a gente que atropella supuestos principios básicos, etc. Todo eso podemos presenciar en la mayoría de congresistas. ¿Cuál es la solución que plantean para que nos olvidemos de esto? Simple: excusas.

Las justificaciones que ofrecen los congresistas no tienden a ser muy sesudas, es más, pueden no tener ningún sentido. Sin embargo, cuando las ofrecen así – sin demostrar algún esfuerzo para camuflar sus pactos oscuros – lo que le están diciendo entre líneas a su electorado es que no los respetan, los creen tontos, les dicen abiertamente que ellos se sienten mucho más vivos que sus votantes, insultan su inteligencia. Porque, vamos, si los respetaran por lo menos tratarían de ofrecer alguna excusa elaborada, y no un mensaje descarado y burdo. Vamos con un par de ejemplos.

Censuras

Dicen ser oposición, ¿no? También dicen que fiscalizan al Gobierno, ¿no? ¿Entonces por qué no censuraron a Íber Maraví (con denuncias de ser partícipe de atentados terroristas), a Juan Silva (con cientos de denuncias de corrupción en el MTC), a Condori (mercachifle que ya lleva 50 días a cargo del MINSA sin ser tocado), a Aníbal Torres (cuando – desde el MINJUS – despidió al Procurador Daniel Soria, indebidamente, porque éste osó denunciar a Pedro Castillo), a Bustamante (mano derecha en el MTC del renunciante Silva), a Carlos Palacios (tras destruir PetroPerú)?

¿Qué excusas nos presentan? “No, es que todo tiene que seguir un proceso. Así demoran en el Legislativo”. Mentira, señores. No les da la gana. Se puede presentar una moción de censura de frente (no existe la obligación de interpelar primero. Eso es falso). “Es que hay que darles un mes más o un poco más de tiempo para ver los resultados de su gestión”. ¿Cómo? ¿Maraví? Lo primero que hizo ese supuesto acusado de terrorismo fue darle formalidad al sindicato del presidente Castillo. ¿Cuánto tiempo querían evaluarlo? ¿Hasta qué nivel tiene que llegar la destrucción del proceso de vacunación para que se decidan remover a Condori? ¿51 días (dado que mañana recién debatirían su censura)? Hablemos claro, ¿qué se está negociando?

 

Presidente Incapaz

“Pedro Castillo no debe quedarse ni un día más en la Presidencia de la República”, vociferan algunos. Existen también parlamentarias histriónicas que dan discursos afiebrados en el Pleno, y con cara de posesión demoníaca levantan los manos y gesticulan dando a entender que tienen a Pedro Castillo agarrado de sus genitales. Show. A la hora de la hora, ¿qué hacen al respecto?

Arman lindos folders manila para entregarlos a los invitados de la OEA, organizan marchas con La Pestilencia en el estrado, convocan solo a fraudistas, se mofan de las iniciativas de centro, rechazan el consenso político, y se enfocan en presentar mociones de vacancia sobre las cuales saben que no tienen los votos necesarios. Si alguien les propone algo que sabe que no va a poder lograr, ¿qué está haciendo? Los está tonteando, pues.

O están los que dicen que es incorrecto intentar aplicar la vacancia por incapacidad moral permanente (por los motivos que ya hemos expresado anteriormente en este espacio). Ok, válido. ¿Qué proponen? ¿Qué salida se les ocurre? ¿O solo están en plan de “eso no se puede” y ya?

¿Qué sí podrían hacer? Simple. ¿Por qué no modifican el artículo 117 de la Constitución y permiten que se le pueda acusar por delitos de corrupción durante su mandato al Presidente? Necesitan solo 66 votos, y esos sí los tienen. Con eso nos mandan a referéndum sobre el tema, y la reforma quedaría lista. Así, nos desharíamos legalmente de un presidente incapaz y corrupto. La pregunta es, ¿por qué no lo hacen? Digámoslo de frente: les llega y no van a arriesgarse a ir a Elecciones Generales y perder su curul en el Congreso. Así que mejor nos ofrecen pan y circo.

Si las excusas quemaran calorías, todos los congresistas serían esbeltos. Llegará el momento que todo les regrese como boomerang, lanzado por una sociedad harta de recibir indiferencia de su parte. Advertidos están, acá ya nos dimos cuenta a qué juegan. El Congreso es cómplice de este Gobierno.

 

Imagen: Fuente CongresoTV

Autor

  • Ricardo Gálvez

    Es Administrador de la Universidad de Lima y Magíster en Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la PUCP. Ha trabajado en empresas del Sector Financiero, Seguros y Venta Directa en las áreas de Marketing, Planeamiento Comercial y Compras. Realizó su Tesis de Maestría investigando el comportamiento de los parlamentarios ante las reformas de financiamiento político. “Punto Medio” es el espacio donde vierte sus opiniones, comparte su análisis político y nos da a conocer sus puntos de vista y conocimientos sobre esta pasión que siempre lo acompañó desde joven.

    Ver todas las entradas

Más para leer

No hay coronas

No hay coronas

Resulta imperativo ser responsable y exigir investigaciones transparentes para saber por fin la verdad, caiga quien caiga.

La Señora Lunes

La Señora Lunes

“¿A qué mente brillante se le puede ocurrir que sería una buena idea poner a la presidente tirando caramelos como si fuera una piñata?”