“Día D” para el gabinete Torres

Mar 7, 2022 | ❖ Punto de Inflexión

Por Gabriel Moreno Alcántara

 

Semanas atrás, la presidenta del Congreso fijó la fecha en la que el gabinete dirigido por Aníbal Torres, uno de los brazos políticos más leales a Pedro Castillo, se presentaría ante el Congreso para exponer la política general del gobierno y así obtener o no el voto de confianza que manda la Constitución. Desde que juramentó Torres y muchos otros ministros reciclados de gabinetes anteriores, se supo que no habría viraje de la posición política de Pedro Castillo. Iba a seguir apostando por personajes cercanos a él, a Vladimir Cerrón y otros cuadros de bancadas aliadas que les permitan mantenerse en el poder. ¿De quiénes me refiero? Betssy Chávez, ministra MTPE, es ex Perú Libre y hoy miembro de la bancada nueva que formó Valer con Bermejo para servir de bancada anexa al oficialismo; con la presencia de Chávez en el gabinete, Castillo asegura 7 votos en el Congreso. Por el lado de la bancada de Perú Libre, obviando los bandos internos entre los “cerronistas” y los afines al magisterio, tiene 32 votos asegurados, dado que ha respetado cuadros de Vladimir Cerrón, como el cuestionado e impresentable de Hernán Condori en MINSA, sin contar al ministro MIDAGRI, Oscar Zea, actual congresista del partido del lápiz; 32 votos en su bolsillo. Finalmente, otro dato curioso es el del ministro MINCUL, Alejandro Salas, quien es militante de Somos Perú, dado que su presencia en dicha cartera sólo reflejaría la cuota de poder al partido fundado por el extinto Alberto Andrade para mantenerse el gobierno a flote. Aunque hay una congresista rebelde en la bancada del corazón, Castillo tendría asegurados 4/5 votos. Hasta allí, hemos mapeado 43 votos. Sumemos de todas maneras los 5 votos de “Juntos por el Perú” (partido que tuvo de candidata a Verónika Mendoza) dado que su fundador es actual congresista y ministro MINCETUR desde el primer gabinete: Roberto Sánchez. 5 votos más, tenemos 48 luces verde aprox. asegurados a Torres. No llegan a ser siquiera la mayoría simple, pero hay otras fichas que evaluar.

 

Ya hemos sido informados desde hace poco más de una semana que hay un grupo de 5 congresistas de Acción Popular, todos de provincia, quienes eran muy afines al por fin exministro MTC, Juan Silva (a quien ya le dedicaremos unas líneas luego), dado que presuntamente negociaban su apoyo en las votaciones con tal de asegurar la realización de obras de infraestructura que cada congresista tenía como especial interés en sus regiones. En definitiva, un accionar incorrecto y hasta lindando con lo delincuencial (prebendas). No olvidemos que los congresistas no son autoridades que tranzan directamente con el Ejecutivo para la realización de obras para las diversas regiones, ¡NO! Esa es tarea de los gobernadores regionales o alcaldes directamente con los ministerios; en otras palabras, sólo concierne al Poder Ejecutivos con los GOREs y/o gobiernos municipales. Lamentablemente, desde hace años se ha vuelto costumbre entre los burgomaestres solicitar a los congresistas de sus regiones que funjan como puentes que permitan la comunicación fluida entre poderes e incluso servir de “garantía” o elementos de presión para que el proyecto en cuestión sea programado sí o sí. Nada más errado…

 

Bajo esa modalidad habrían estado gestionando los ya famosos “Niños” de la bancada de Acción Popular, nombrados así porque le obedecerían en todo al presidente Pedro Castillo, negociando obras por votos, al parecer. Pese a que se ha ido Silva, el reemplazo fue muy cercano al tipo de gestión del ministro renunciante, por lo que podrían haberse de todas formas encomendado las obras de interés para este grupo de congresistas. ¿Estos 5 parlamentarios le darían la confianza al gabinete Torres? Resulta muy probable. ¿Estos mismos 5 apoyarían una posible vacancia que se debatiría en algún momento de marzo? Yo lo dudo. No debemos olvidar que el partido de la lampa tiene su pilar ideológico-político en el centro, por lo que acoge a políticos tanto de derecha como de izquierda. Esto se refleja con los bandos o subgrupos que hay en la interna de dicho partido. Por un lado, tenemos el ala derechista y capitalista, con los caudillos de Diez Canseco y ‘Vitocho’, por ejemplo. Mientras que también existe un ala fuerte más afín a la izquierda y que se extiende por las regiones del Perú; este bando tiene como líderes a Yohnny Lescano y Mesías Guevara. Entonces, no resultaría nada sorprendente que los votos de la bancada de la lampa se partan en estos temas sensibles que se acercan. Los congresistas limeños y cercanos a Maricarmen Alva irían por negar confianza y vacar al presidente, mientras que los parlamentarios de provincia y cercanos a Lescano y/o Guevara, darían confianza y se negarían a vacar al presidente. Sí, ¡un escándalo asegurado en la intimidad de Acción Popular! Ha perdido legitimidad y coherencia con la lucha contra la corrupción que tanto pregonan. No dudo, bajo mi opinión, que si el expresidente Belaúnde volviese a la vida por unos minutos para ver cómo se encuentra su partido, le daría un infarto súbito al ver cuán manchado y lleno de personas ajenas a su ideal han copado la lampa.

 

Entonces, los partidos que sí irían por negarle la confianza al gabinete Torres, alegando que no representa ningún cambio de timón del gobierno actual, son Fuerza Popular, Renovación Popular, Avanza País, Partido Morado y Alianza Para el Progreso. Todos ellos suman 61 votos. Por último, tenemos al partido de Pepe Luna (el dueño de la no licenciada TELESUP), que tiene 5 votos en el Congreso. Es una bancada que se partiría, también. Se entiende que Anderson iría por la negación de la confianza, mientras que Enrique Wong ya manifestó ante la prensa que en lo personal sí le daría la confianza al gabinete. Los intereses de Luna mismo se mueven para el lado de su conveniencia, por lo que no sorprendería que vaya por la confianza. Los 2 restantes tienen una tendencia más de apoyar al gobierno que de buscar la inestabilidad. No obstante, son sólo cálculos y suposiciones.

 

Tras todo el análisis hecho, notamos que habría un mayor peso para a negación de la confianza; sin embargo, no hemos mencionado a los votos en ámbar que puedan y van a terminar dándose: las abstenciones. Son siempre los votos que terminan por inclinar una balanza a uno u otro lado. No olvidemos que, si cae el gabinete Torres, perderían la famosa “bala de plata” de haberle negado la confianza a 1 de los 2 posibles gabinetes que tiene el Congreso para censurar antes de abrirse la posibilidad legal de la disolución congresal por este motivo. Dicho esto, van a hilar fino una vez más porque este Congreso no es tonto, ya vio qué pasó en el 2019 y no dejarán disolverse tan fácil. Negociarán, sin asco ni remordimiento, sus consignas y principios porque más puede la quincena que la ética.

 

Pasando al tema prometido, al fin pudimos librarnos del Sr. Juan Silva en el gobierno. El exministro MTC era, presuntamente, líder de una mafia de empleos y puestos a dedo dentro de dicha cartera ministerial; eso que sin contar su abierta oposición a la reforma del transporte que tanto esfuerzo costó conseguirla con la creación de la ATU hace algunos años. Silva era colectivero, recordemos, por lo que tiene sus intereses más ligados a la informalidad que a la formalidad; ¡qué novedad en el gobierno de Castillo! Lo que da entre risa y cólera fue la mezquindad política de los congresistas. Susel Paredes presentó la moción de censura a Silva desde diciembre, por lo que se mantuvo casi 2 meses rogando y persiguiendo a sus colegas para que firmasen la moción. En algunos casos, incluso haciendo “roche público” vía Twitter a los legisladores. A pesar de todo ello, sólo logró juntar unas 12 firmas, mucho menos del mínimo legal. Tuvo que llegar la orden de Keiko Fujimori, pseudo emperatriz de su bancada, para que dé el pase a que sus congresistas procedan con tramitar la censura del ministro. ¡Ah! Pero no firmaron la moción de Susel, eh… ¡ah no! A ella nada, porque dicen que “carece de formas democráticas”, ¿perdón? Fue pura mezquindad política, señores. La critican siempre de caviar o de no tener peso parlamentario al ser “no agrupada”, cuando nada de ello entraba a tallar. Era la moción de censura lo único trascendental. Bueno, llegada la fecha de ese debate y votación, el exministro no le dio el gusto al Congreso de censurarlo oficialmente y renunció esa misma tarde/noche, truncando el trámite en el Congreso. Una vez más, priorizando sus intereses a lo urgente. ¿Tendrán el mismo trato con el ministro Condori? Ojalá que no. La presencia del ministro de la “agüita racimada” no tolera ni un minuto más en una cartera tan estratégica en tiempos de pandemia.

 

Veremos pues el martes 8 de marzo, Día Internacional de los Derechos de la Mujer, por cierto, qué sucede con el gabinete. Crítica aparte merece también la presidenta Alva al no haberle dado al día que incluso le atañe a ella misma y aceptando la sugerencia de algunas parlamentarias de adelantar el voto de confianza para hoy lunes 7, así se dejaba todo el pleno de mañana para debatir proyectos relacionados con el tema mujer. Por supuesto, Alva quedó muda. No le interesó…así es la representante máxima de nuestro Congreso; en fin.

 

FOTO: Fuente Andina

Autor

  • Gabriel Moreno Alcántara

    MBA por la Universidad Politécnica de Madrid y licenciado en Administración por la UPC. Experiencia laboral en logística y comercio exterior en empresas del sector privado. Militante del Partido del Buen Gobierno (PBG). De convicciones políticas democráticas y liberales, con especial enfoque en derechos humanos, medio ambiente, comercio justo y defensa de un sistema educativo de calidad. Desde hace más de 7 años, comentando sobre política desde mi espacio en Twitter: @GaboooTM.

Más para leer

Blume vs Blume

Blume vs Blume

“¿Qué cosas, no? Tres años después y de manera bastante conveniente, ahora el señor Blume canta una ranchera completamente diferente.”

Sin falta no hay sanción

Sin falta no hay sanción

“No podemos continuar con esta situación de inestabilidad. Debemos alzar la voz y reclamar porque se rectifiquen las cosas.”

La importancia de reclamar y pronunciarse

La importancia de reclamar y pronunciarse

“Intentar recortar o limitar el derecho a manifestarse por calles es tan ilógico como desear restaurar la pena de muerte o incluso legalizar de vuelta la esclavitud”