Cantar hasta morir

Feb 27, 2022 | ◉ Puntos de Vista

Por Ricardo Gálvez

Ayer se filtró a la prensa que la lobista Karelim López sería aspirante a colaboradora eficaz frente a la Fiscalía. Según lo publicado por diversos medios que recibieron la filtración, López habría declarado sobre la existencia de una mafia en la que estarían participando el Presidente Pedro Castillo, el Ministro de Transportes y Comunicaciones Juan Silva, varios personajes del círculo íntimo del presidente, y 5 congresistas de Acción Popular (se especula que entre ellos estarían Raúl Doroteo y Edwin Martínez).

Lo declarado por Karelim ante la fiscalía, el 18 de febrero, sería bastante verosímil y encajaría con las fechas de visitas, los regalos recibidos, las licitaciones obtenidas. De ser cierta la información brindada, que la aspirante a colaboradora eficaz deberá sustentar con pruebas, consideramos que la victimización de Pedro Castillo no será suficiente para contener la avalancha de problemas que le caerían encima.

Lo primero que nos hemos preguntado es, ¿cómo así, de un momento a otro, el fujimorismo decidió esta semana cambiar su estrategia e iniciar una moción de censura contra el ministro Silva? ¿Se les iluminó la cabeza después de 4 meses desde que surgieron las primeras denuncias graves contra el ministro? ¿O es que ya sabían de la colaboración eficaz y que ésta involucraría a Silva?

Cuando se trata de desbaratar organizaciones criminales, las declaraciones de los colaboradores eficaces pueden ser fundamentales para que la Fiscalía logre desarticular y condenar a los integrantes de la misma. Cada uno de los investigados deberá explorar con sus abogados cuándo es conveniente acogerse a este beneficio para evitar pagar con tiempos de cárcel prolongados sus penas. Aquel que se convierte en colaborador eficaz deberá, en primer lugar, reconocer que ha participado en hechos delictivos y entregar las pruebas suficientes que le permitan a la Fiscalía descubrir los ilícitos y delitos de los demás integrantes. Este proceso toma tiempo, y es importante que los demás investigados – si quieren acogerse a dicha figura – actúen con celeridad. Si lo hacen cuando ya todo está descubierto, lo que puedan ofrecerle a la Fiscalía no será de interés de la misma, por tanto, su pedido de acogerse a los beneficios de la colaboración eficaz será rechazado. No solo hay que cantar, sino que hay que hacerlo a tiempo.

Queremos aprovechar la oportunidad para hacerle notar al “pueblo” que esta información no la tendríamos disponible si es que el proyecto de Ley sobre la colaboración eficaz de la congresista Gladyz Echaiz, que están impulsando – en alianza – fujimoristas y cerronistas, estuviera vigente. Gracias a este tipo de filtraciones, la población y la oposición tendrá a su alcance información privilegiada que le permitirá tomar acciones políticas contra el presidente Castillo. ¿Cuáles podrían ser?

La acusación constitucional

Como lo mencionamos antes (ver aquí ), lo que debería haberse hecho en esta legislatura es modificar el artículo 117 de la Constitución para que el Presidente en funciones pueda ser acusado durante su mandado por más causales de las que están dispuestas actualmente. De esa manera se podrían haber introducido los delitos de corrupción en los que estaría envuelto Pedro Castillo.

Para que esto se apruebe, tendrían que lograr una votación calificada de 87 votos, y la segunda sería en marzo. Sin embargo, los congresistas han estado preocupados en cualquier cosa menos esto, y ya no habría tiempo para lograr esta reforma que considerábamos importante y que abría el camino para lograr que constitucionalmente Pedro Castillo abandone la Presidencia de la República. Dejaron, intencionalmente, que se les pasara el tren.

La vacancia

Aclarando que, desde Punto Medio hemos dicho innumerables veces que, la vacancia por incapacidad moral permanente está siendo mal utilizada, lo real es que el Tribunal Constitucional decidió no zanjar este tema tras la destitución de Martín Vizcarra. Por tanto, en los hechos, es posible que se pueda aplicar esta figura nuevamente. Es lamentable, pero es lo real.

Bajo esta figura manoseada, lo que se necesitaría es lograr 87 votos en el Congreso para destituir al Presidente de la República. En este caso, ¿los tienen?

Creemos que es bien complicado que los consigan dada la composición actual del Parlamento. Sumando los votos de las bancadas asociadas a Castillo – Perú Libre (32), Juntos por el Perú (5), Perú Democrático (7) y Somos Perú (5) – el Presidente tendría 49 votos que no estarían dispuestos a vacarlo. Eso significaría que solo se tendrían 81 votos, si es que todos los congresistas restantes estuvieran a favor de destituirlo. Esta cifra sería insuficiente, peor aún considerando que Karelim López ha denunciado que habría 5 congresistas de Acción Popular metidos en la mafia de Pedro Castillo. Si esos 5 decidieran blindar al Presidente, la cantidad de votos que podrían obtenerse para lograr la vacancia sería un máximo de 76. Es decir, se quedarían cortos por 11 votos.

Con este escenario, la oposición tendría que lograr que 11 congresistas de las bancadas aliadas y satélites de Castillo pasen a apoyar la vacancia. No es imposible, pero ciertamente es difícil.

¿Qué se viene?

Hoy en la mañana, Pedro Castillo lanzó un mensaje a la Nación solicitándole a la Fiscalía que “en el plazo más breve dé las explicaciones objetivas, coherentes con la justicia”. ¿Cómo? ¿Alguien le puede explicar a este señor que el que debe de darnos las explicaciones claras, objetivas y coherentes debería ser él? ¿Es o se hace?

Lógicamente, se victimizó, y mostró su molestia por la filtración de dicha información a la prensa. ¡Por la filtración!

Mientras tanto, el Congresista Montoya dice que se presentará una nueva moción de vacancia. De ser así, lograr que se concrete el proceso – es decir, convocar al Presidente y/o su abogada para que asistan al Congreso y que luego se realice la votación respectiva para ver si se destituye a Castillo – no sería una tarea difícil. Se necesitarían 52 votos para iniciar dicho proceso. La última vez se quedaron con 46 votos.

Veremos cuál es la letra de la canción que ha decidido entonar Karelim López. La tonadita ya la sabemos, pero para saber qué es lo que se viene es importante saber qué dicen las estrofas de la canción. Quizás la señorita López ha empezado a declarar en la Fiscalía teniendo en cuenta la última frase de la canción de Diego Torres: “yo vine aquí, para cantar hasta morir”. Sin embargo, al cantar y presentar las pruebas, lo que quizás “muera” es la precaria presidencia de Pedro Castillo.

 

Imagen: Composición propia. Foto tomada de Facebook.

Más para leer

No hay coronas

No hay coronas

Resulta imperativo ser responsable y exigir investigaciones transparentes para saber por fin la verdad, caiga quien caiga.

La Señora Lunes

La Señora Lunes

“¿A qué mente brillante se le puede ocurrir que sería una buena idea poner a la presidente tirando caramelos como si fuera una piñata?”

Un pequeño PASO para las cúpulas

Un pequeño PASO para las cúpulas

“¿Por qué creemos que lo aprobado por el Congreso es nocivo para la democracia? Lo explicaremos en términos simples”